"Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie viene al Padre si no es por mí."

​(Juan 14:6)


 "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe." 

(Efesios 2:8-9)


 "Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos." 

​(Hechos 4:12)


​»Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos.  Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Consolador para que los acompañe siempre:  el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede aceptar porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes sí lo conocen, porque vive con ustedes y estará en ustedes. 

​(Juan 14:15-17)


Estas señales acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios; hablarán en nuevas lenguas; 18 tomarán en sus manos serpientes; y cuando beban algo venenoso, no les hará daño alguno; pondrán las manos sobre los enfermos, y éstos recobrarán la salud.»

(Marcos 16:17)


Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros, 12 a fin de capacitar al pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo. 13 De este modo, todos llegaremos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a una humanidad perfecta que se conforme a la plena estatura de Cristo. 

​(Efesios 4:11)


​Yo soy el Alfa y la Omega —dice el Señor Dios—, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.» (Apocalipsis  1:8)


EN QUE CREEMOS

Hay un solo Dios verdadero, eternamente existente en tres personas: padre, hijo y Espíritu Santo cada uno de los cuales posee igualmente todos los atributos de la deidad y las características de personalidad. (Génesis 1:1; 1 Crónicas 29:10; Jeremías 10:10;Mateo 6:9; Hechos 1:7; Romanos 8:14-15; 1 Corintios 8:6; 1 Corintios 15: 24; Efesios 4:6)

Jesús Cristo es Dios, el verbo hecho carne a través de la concepción milagrosa por el Espíritu Santo y el nacimiento de una Virgen. Verdadero Dios y verdadero hombre unidos para siempre en una sola persona.

Jesús vivió una vida sin pecado y voluntariamente se entrego al morir en la Cruz, en expiación por los pecados de los hombres, satisfaciendo de esta forma la justicia divina y la salvación para todos los que confían solo en Él. Ascendió de los muertos en el mismo cuerpo, en el que vivió y murió aunque glorificado. Jesucristo murió en la cruz, fue sepultado y resucitó al tercer día de entre los muertos, ascendió al cielo y está sentado a la diestra de Dios Padre y es el único mediador entre Dios y los hombres. (Lucas 1:34-35; Juan 1:1, 2, 14, 18; Romanos 3:24-26; Romanos 8:3).

El hombre fue creado originalmente a imagen y semejanza de Dios. Él hombre peco al desobedecer a Dios y trajo como consecuencia una humanidad caída bajo condenación divina. (Génesis 1:26-27; Juan 3:3; Romanos 3:10, 23).Después de la caída el hombre, es totalmente incapaz de compensar la deuda de sus pecados ante el Tribunal de Dios, la justificación es por la fe, es decir, que el perdón de la culpa es otorgado de manera exclusiva por la gracia de Dios a todos aquellos que creen de corazón en Jesucristo y lo confiesan voluntariamente con su boca, por tanto cada hombre necesita experimentar la regeneración y la renovación por el Espíritu Santo.

Creemos que el Señor Jesucristo murió por nuestros pecados conforme a las Escrituras como un sacrificio expiatorio y que todos los que creen en Él son redimidos por Su sangre derramada en la cruz. Creemos en la resurrección del cuerpo crucificado de nuestro Señor Jesucristo y en Su ascensión al cielo; Creemos que Él es nuestro Sumo Sacerdote y Abogado (Juan 1:1-3, 14; 3:1-7; Hebreos 10:4-14; 1 Juan 2:2).

Creemos que la salvación es un don de la gracia de Dios. No puede ser comprada ni hecha más segura por obras meritorias, sino que es otorgada gratuitamente a todos los que ponen su fe en la obra consumada por Jesucristo en el Calvario. Todos los que así confían en el Salvador son perdonados de sus pecados y nacidos en la familia de Dios por la obra regeneradora del Espíritu Santo (Juan 1:12; Hechos 16:30-33; Romanos 10:9-10; Efesios 1:7; 2:8-9).

Creemos en el nuevo nacimiento, no de la carne, sino del espíritu, al ser regenerado por el Espíritu de Dios. Esta garantía no se basa en cualquier tipo de mérito humano, sino que es producida por el testimonio del Espíritu Santo, que se confirma en el creyente y en el testimonio de Dios en su palabra escrita.

Creemos que El Espíritu Santo es persona, ha sido enviado al mundo a revelar y glorificar a Cristo y a que se cumpla la obra de Cristo en los hombres. El Espíritu Santo es el revelador del conocimiento de Dios al hombre por las Sagradas Escrituras; Santificador, Nos da convicción de pecado, Consolador, Dador de Poder y representante único de Cristo sobre la Tierra. Creemos en los dones y en el fruto que el Espíritu Santo imparte sobre cada creyente. (Juan 3:3-8; 14:16-17; 16:7-11; 1 Corintios 12:7-11, 13; Efesios 4:30; 5:18).

Todo creyente está llamado a vivir en el poder del Espíritu Santo de manera permanente,  no satisfaciendo los deseos de la carne, con el fin de dar frutos para la gloria de Dios.

La Biblia es la palabra inspirada, infalible y la autoridad de Dios. Creemos que la Biblia es verdad, en los tres credos y en los seis primeros concilios de la iglesia primitiva. (Lucas 24:27, 44; Juan 5:39; Romanos 15:4; 1 Corintios 10:11; 2 Timoteo 3:16).
Jesucristo es la cabeza de la Iglesia, su cuerpo se compone de todos los hombres, vivos y muertos, que han sido unido a él a través de la fe. Dios exhorta a su pueblo a congregarse regularmente, a participar en las ordenanzas, a la edificación a través de las escrituras y al fomento mutuo.

Creemos que Satanás es un ángel caído, el autor del pecado y el propiciador de la caída del hombre, y que está destinado al juicio de un castigo eterno en el lago de fuego y azufre (Mateo 4:1-3; Hechos 5:3; 2 Corintios 4:4; Apocalipsis 20:10). Creemos en la autoridad que se nos ha sido dada para someternos a Dios y resistir al diablo.

Creemos que después de la muerte física, el creyente entra inmediatamente en la vida eterna y espera la resurrección de su cuerpo a la gloria eterna y bendición. En la muerte física, el incrédulo entra inmediatamente en la separación eterna, consciente del Señor y espera la resurrección de su cuerpo para el juicio eterno final.

Creemos en la segunda venida de Cristo Jesús a la tierra: personal visible y corporalmente conforme al plan eterno de Dios. (Apocalipsis 1)

Creemos que todos somos llamados con un llamamiento santo a andar no conforme a la carne sino conforme al Espíritu, y a vivir de tal manera en el poder del Espíritu Santo que mora en nosotros, que no satisfagamos la concupiscencia de la carne. Pero la carne jamás es erradicada en esta vida y el individuo decide mantener a la carne en sujeción a Jesucristo por medio del poder del Espíritu Santo o ella manifestará su presencia en nuestra vida para deshonra de nuestro Señor. (Romanos 6:11-13; 8:2, 4, 12-13;Gálatas 5:16-23; Efesios 4:22-24; Colosenses 2:1-10; 1 Pedro 1:14-16; 1 Juan 1:4-7; 3:5-9).

Creemos que el Señor Jesucristo mandó a todos los creyentes a proclamar el Evangelio en todo el mundo y a hacer discípulos de cada nación. El cumplimiento de la gran Comisión requiere que todas las ambiciones personales y mundanas ocupen un segundo lugar y poner en primer lugar un compromiso total a "Él." que nos amo y se dio a sí mismo por nosotros. (Mateo 25:31-46; 28:18-20)


 Creemos que Jesus Instituyo ministerios y los designa a los miembros de la Iglesia  y estos así mismo deben estar sujetos a autoridad para que su ministerio sea eficaz al  servicio de la iglesia .

Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros, 12 a fin de capacitar al pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo. 13 De este modo, todos llegaremos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a una humanidad perfecta que se conforme a la plena estatura de Cristo.
Así ya no seremos niños, zarandeados por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de enseñanza y por la astucia y los artificios de quienes emplean artimañas engañosas. 15 Más bien, al vivir la verdad con amor, creceremos hasta ser en todo como aquel que es la cabeza, es decir, Cristo. 16 Por su acción todo el cuerpo crece y se edifica en amor, sostenido y ajustado por todos los ligamentos, según la actividad propia de cada miembro. (Efesios 4:11-16)

BREAD OF LIFE

Ofrendas en Linea

FAMILY MINISTRY 

 IGLESIA CRISTIANA EN WESTON, FL.
(954) 828 0084

www.breadoflifefm.org